Tag Archives: maletas

Spiderman se casa

10 Abr

Imagen

Siempre he sido más de «Despedida de Soltero» que de «Resacón en la Vegas», más fan de de Tom Hanks (cuando no se tomaba tan en serio) que del cansino de Zack Galifianakis, de burros drogados que de tigres despistados, en resumidas cuentas, más a favor de amigos que se acuerdan de ti que de otros que no recuerdan donde carajo te han dejado.

Han pasado ya unos días y mi cuerpo parece recuperado exceptuando mi morado ojo derecho (no, no fue por una pelea a altas horas de la noche, sino por un lápiz de ojos con aspiraciones a aguja de tatuaje y unos amigos que querían dejar una huella imborrable en mi ese día).

Estuvieron ellos y también ellas, porque después de tanto tiempo soportándome se lo merecían. Me dejé el sentido del ridículo en casa y los nervios de que podían hacer colgados del hombro. Hubo un disfraz, un horripilante disfraz de ¿Spiderman?, ajustado, MUY AJUSTADO, que seguramente haya provocado pesadillas en los niños que me vieron y una millonaria denuncia de Marvel por destrozar a su más emblemático personaje. Y como no, fotos y vídeos en los que se ha quedado grabada para la posteridad la conversación entre una señora soltera de 90 años y un servidor. Me pusieron algún chupito de JB de aperitivo y algún plato que no pude acabarme en la comida. Desaparecieron en un despiste y me los volví a encontrar en un salón con alguna que otra copa para tomar. Me regalaron un botella del impresionante Johnnie Walker Etiqueta Azul, del que media botella dimos buena cuenta allí mismo y el resto se verá. Y por supuesto más bares y más fotos con camareros y alguna laguna que a poquitos voy despejando. También algún baile y alguna resaca, pero en fin, nada que no te esperases de una despedida de soltero.

Y ahora hay un post dedicado a todos los que tuvisteis que apañar a los hijos, coger el coche, hacer maletas, recorrer kilómetros, tener ideas, darme abrazos buenos y por supuesto a los que lo quisieron y no pudieron. ¿Y el resto? creo que dormiréis mejor sin saber quién se esconde detrás de la máscara de Spiderman.

Ceuta: al sur del sur

18 Jun

Para ser sincero Ceuta nunca había sido mi primera opción para seguir viajando por España. Tampoco la segunda. Ni la tercera. Ahora que la conozco, he corregido mi error porque Ceuta merece la pena.

Cruzar el estrecho en ferry dejando Gibraltar a la izquierda. Llegar al puerto y que un taxista en un viejo mercedes no se quite la sonrisa ni al bajar las maletas. Pasear por sus calles y descubrir una ciudad pequeña y amable. Observar que están rodeados de playas por un lado y de Marruecos por otro. Coger otro taxi y que mantenga la sonrisa. Escuchar en parte de los ceutíes su acento entre marroquí y gaditano, con las erres de los primeros y la gracia de los segundos. Cenar en el Oasis y disfrutar de pinchos morunos, berenjenas confitadas, cus-cus… mientras el dueño te cuenta un chiste digno de Chiquito. Acabar la velada con un té moruno y unas vistas de lujo. Amanecer y navegar alrededor de la ciudad para descubrir que han aguantado asedios y más asedios en nombre de la corona para que al final casi les tengamos olvidados. Darte un chapuzón en el agua salada del parque marítimo del Mediterráneo para estar fresquito para la noche. Ver atardecer en el Cielo brindando por la boda de unos amigos. Volver al hotel acompañado de la calima que juega con las luces de las farolas. Amanecer y ver que la amabilidad y la sonrisa no es cosa de dos días. Escuchar a un taxista decir con orgullo que aquí viven en armonía cristianos, hebreos, musulmanes e hindúes pero eso si, todos ellos bajo la soberanía española. Embarcar de nuevo y dejar Gibraltar a la derecha. Pensar que Ceuta merece otra visita. Pensar que Ceuta merece, y mucho, la pena.

A %d blogueros les gusta esto: