Tag Archives: madrid

La Playa: comer rico en la orilla de Chamberí

20 Mar

la playa, la promesa

En Chamberí somos tan chulos que tenemos playa desde 1943, ahí es na’. Una que cambia las olas por «holas» de un servicio de toda la vida que te hace sentir como en casa: no es una playa de Cádiz ni de Ibiza, no prima lo moderno sino lo tradicional, manda el producto y manda bien. La Playa (Magallanes 24, Madriz), restaurante especializado en arroces, de mantel de hilo y raciones generosas, un lugar donde juntarte con los amigos y la familia que en muchos casos son la misma cosa, para compartir unas alcachofas en flor a la parrilla, un increíble pulpo pedrero, boquerones victorianos o unas rabas con rebozado crujiente. Después seguir estos sencillos pasos:

1) Pedir  un arroz negro con cachón, verduras o marinero limpio con un alíoli que quita el sentido.

2) Acompañadlo de una o dos botellas de cava.

3) Acabar con su tartita de manzana y sus filloas recién hechas.

4) Iniciar la imprescindible sobremesa.

5) Arreglar el mundo otro día, que es día de playa y toca disfrutar.

¿Con quién ir? con los muchachos y las muchachas, con los niños y niñas, con la familia ¿por cuánto? de 40 a 50 euros

Jóvenes emprende(d)ones 3: Top Secret Madrid

19 Feb

Top Secret Madrid

emprendedor, ra.

adj. Que emprende con resolución acciones dificultosas o azarosas.

don.

(Del lat. donum).

Gracia especial o habilidad para hacer algo.

No es ningún secreto que adoro esta ciudad y todo lo que hace que la quieras un poquito más justo cuando parece que va a terminar contigo.

Encontrar algo diferente en un Madriz sobre el que tanto se ha escrito puede ser una tarea complicada pero es lo que se han propuesto Begoña, Ana y Fernando con Top Secret Madrid y lo están consiguiendo: restaurantes escondidos, tiendas con algo diferente, apuesta por el comercio pequeño, lugares especiales que hacen más bonitas estas calles… y todo eso ordenadito en tu móvil con una App que es un primor.

Acaban de empezar y les queda mucho Madriz por recorrer, cenas clandestinas por ofrecer, puertas por traspasar y espacios por descubrir, pero cuando les escuchas hablar de lo que vendrá y ves como se les iluminan los ojitos, sabes que tiene que ser demasiado bueno como para perdérselo (too good to miss), así que habrá que acompañarlos.

A partir de hoy tu IPhone será más chulapo.

Català Roca: ¡click!

30 Dic

andalucía por Català

Había quedado con su amiga para ofrecerse como modelo y estrenar así su nueva cámara de fotos. Nunca había sido especialmente presumida pero se sabía guapa porque así se lo recordaban siempre los mozos del pueblo. «Ponte un pañuelo en la cabeza como esa actriz que vimos en la revista de la peluquería», le repetía su amiga y a pesar de que le daba una tremenda vergüenza, así lo hizo. Caía el sol a plomo como es costumbre en esa época del año en el sur y las calles estaban vacías, únicamente la mula de un vecino aprovechaba para pastar tranquila. «Gracias a Dios» pensó, «así evito las miradas y las risas que me puede dar algo si me ven haciendo de maniquí». Su amiga le dijo que se apoyase contra la pared «así luces», le comentó mientras se apartaba unos metros para encuadrar mejor. «¡Date prisa que me muero si me ven así!» le decía entre risas, mientras ella se metía las manos en los bolsillo de su mejor vestido y miraba hacía la novata fotógrafa. Justo a unos metros, un catalán que llevaba un par de días en el pueblo haciendo fotos, se colocaba al otro lado de la calle. «Francesc, creo que se llama» recordaba mientras notaba como se le ponían coloradas las mejillas «y yo aquí haciendo el tonto delante de él». El turista sonreía en silencio con un cigarrillo entre los labios como si con él no fuese la cosa, jugueteando con una cámara. En el pesado silencio de esa tarde de verano su amiga gritó «¡MIRA QUE LUCES GUAPA!» y el eco hizo su trabajo. Ella no pudo aguantar la mezcla de risa y timidez y se giró, apartando la cara… ¡CLICK!

Català Roca: Obras Maestras (Círculo de Bellas Artes).

Lori Meyers: apoteosis en 8 minutos

23 Dic

Image

«Despierta y haz como si nada te afecta,
no aceptes más sugerencias, renacerán tus ganas de vivir»

Vaya por adelantado que no soy ningún experto en música y mis gustos pueden ser más que discutibles (puedo cambiar de Camarón a Hombres G pasando por Enrique Urquijo y Fun sin despeinarme el pelo que no tengo) pero como cualquiera, tengo mi huequecito para los grupos más o menos independientes (si acaso se siguen llamando así) con titulares fijos como Los Planetas, La Buena Vida, Family (con su único y maravilloso disco), Sidonie y por supuesto Lori Meyers (A Vetusta Morla aún no le he pillado el punto).

Es curioso porque mi primer contacto con el grupo de Granada fue hace muchos años gracias a un compañero de agencia que escribía en el que fue el suplemento alternativo y molón por excelencia, el Tentaciones del País. Sabía mi querencia por los chicos de «Segundo Premio» y pensó que «Viaje de Estudios» (2004) de Lori Meyers me podría gustar: mi resumen de todo a cien una vez escuchado fue «son como Los Planetas pero se entiende cuando cantan» y quedó como un fijo en mi coche. Después llegó «Hostal Pimodan» (2005) que me vino grande y les dejé un poco en el olvido.

Pasaron los años y mis gustos musicales se quedaron un poco encallados con ciertos momentos de lucidez gracias a los consejos de mi estimado Pelu, hasta que de repente apareció Spotify y pude ponerme a rebuscar entre la discografía de muchos grupos y así encontrarme con «Cuando el destino nos alcance» (2010) que paso a ser banda sonora de muchos días y más noches (también «Cronolanea» (2008) que escuchaba cuando no dejaba de darle vueltas al anterior). Y llegamos hasta «Impronta» (2013) que tenía la difícil misión de mejorar al anterior y que contiene temazos para enmarcar.

El sábado tocaba verlos en La Riviera y desde el primer momento no defraudaron, manteniendo a la gente botando y no dejando tema sin cantar hasta llegar al momentazo «Emborracharme» cuando el pleno delirio de saltos, cae sobre le publico confeti plateado o «lluvia dorada» como me dijo una amiga (momento risas de ambos) y la gente encantada. Después cantarían junto a Anni B Sweet «Despedirse» para calmar los ánimos y llegar a la obligada pausa antes del éxtasis colectivo que estaba por llegar.

Se acercaba el final y estábamos divididos entre los que esperaban «Mi realidad» y los que necesitábamos «¿A-ha han vuelto?» así que para dejarnos contentos a ambos sectores, tocaron las dos como si de una sola se tratase y ahí, durante esos ocho minutos, creo que salte como si hubiese nacido en el 83 o el concierto hubiese sido en el 2003: 10 años menos que volaron mientras nos desgañitábamos como si nos fuese la vida en ello. Increíble.

Una vez recuperados un poco y para dejarnos aún mejor sabor de boca se despidieron con un particular villancico (¡¡«La caza» de Juan y Junior!!) que nos dejó con la sonrisa fija para toda la noche y su música resonando en nuestras cabezas y tarareando temas antes de dormir como si fuesen una estupenda nana.

La Cabra: promesa cumplida

12 Dic

Logo La Cabra

¿Sabéis esa primera cita en la que todo son promesas, buenas caras, sonrisas perennes y un «esto no ha hecho más que empezar»? hay veces que te llevas un chasco y la cara de idiota es digna de foto #sinfiltros, pero otras veces el flechazo acaba siendo una realidad y la cara, de felicidad.

Nuestra primera vez en La Cabra (Francisco de Rojas 2, Madriz) fue fugaz. Un amigo me había hablado de ella muy bien y como en esos temas siempre le he hecho caso, aproveché una cena que tenía justo al lado para pasar a echar un vistazo y confirmar si era tanto como me habían dicho. Desde fuera era muy guapa aunque nos pareció fría, pero una vez dentro sentimos que esa era solo la primera y equivocada impresión. Con un par de vinos en nuestras manos nos enseñaron sin ni siquiera un guiño por nuestra parte, todo su interior: barra, restaurante, biblioteca y sala de catas, acompañado por Javier, que es uno de los que mejor la conoce y de vinos sabe un rato largo (será por eso que es su sumiller). Después del paseo cayeron dos vinos más y la promesa de volver. Como somos personas de palabra así lo hicimos.

Durante varios meses pasamos por allí por sorpresa para ver si la pillábamos en un renuncio pero al final siempre cumplía con nota. Su gente ya nos saludaba al entrar y sabía muy bien a qué íbamos: su coca de anguila, los tomates rellenos de burrata, sus madrileños callos, el goulash de rayón al que únicamente le faltaba una chimenea para ser perfecto, el sorprendente pulpo… cada cosa en su temporada/momento justo.

Hoy, después de varios meses, nuestro gastronómico romance sigue en marcha. Es muy joven pero cada vez gana en madurez y simpatía. Se ha hecho un hueco debajo justo de nuestro corazón y seguiremos conociéndola porque sabemos que tiene palabra y la cumple.

¿Con quién ir? bien acompañado, ellos aportan su dosis de buen rollo ¿por cuánto? puede variar de 25 a 55 euros dependiendo de lo quieras probar y el tiempo que le quieras dedicar.

Royal Cantonés: el chino real

14 Nov

royal cantones en platos

Mi gran amigo David Rojo llevaba meses insistiendo que teníamos que ir y nos habíamos resistido: «es un chino-chino», nos decía como argumento poderoso. Como nos fiamos mucho de él, cedimos y nos plantamos en el Royal Cantonés (Olvido 92, Madriz) en pleno barrio de Usera, preparados para dar la vuelta a las ideas preconcebidas y precocinadas.

Olvídate del arroz tres delicias, los rollitos de primavera y el cerdo agridulce y dale la bienvenida (con gran ovación) a la cazuela de tendón de ternera, los intestinos con puerros, los canelones de lomo de cerdo al vapor, las patitas de pollo, la panceta de cerdo asada, las manitas de cerdo crujiente, el pato asado o al codillo de cerdo. Puede que en principio pueda resultar complicado pero una vez dejas de lado los nombres y te centras en probar lo que tienes delante, el viaje es increíble y la felicidad inmensa. Plato tras plato te sorprendes de los sabores y texturas que van desfilando delante de tus occidentales ojos y tu paladar agradece que tu cerebro se haya olvidado (para siempre) de lo que pensabas hasta ese momento.

Empezad con los tendones y las manitas (así a poquitos os irán ganando), seguid arriesgando que hay mucho y bueno para elegir y cerrad con las tartaletas de huevo, que será cuando este chino-chino de Usera os habrá ganado para siempre.

¿Con quién ir? amantes del buen comer que quieran arriesgar que después se convertirán en embajadores de este restaurante ¿por cuánto? ¡20 euros por 11 platos! tenemos que volver ya.

(Por cierto, cuando digo que es real, es por esto y por esto otro).

Sala de Despiece: Ponzano 2.0

8 Oct

la entrada Sala de DespieceLa calle Ponzano es una referencia para el aperitivo en Chamberí, donde existe desde hace años una sana rivalidad entre quién tira mejor las cañas ¿el Fide o el Doble? (siempre me ha recordado a Cheers VS El bar de Gary), sitios para tapear de toda la vida y locales que cambian de dueños cada cierto tiempo porque aquí la costumbre es la costumbre y «los nuevos» son escrutados con lupa. En semejante nivel de exigencia llegó hace unos meses Sala de Despiece para quedarse.

Lo primero que llama la atención es su fachada iluminada y su interior muy diferente al resto de locales de la zona: cajas de poliespan en las paredes y techo, una barra que está preparada para ser compartida entre lo que allí se puede pedir y los que vienen a consumirlo, un bar convertido en mercado o tal vez al revés. La carta a modo de albarán es su punto fuerte, muy variada, escrita a mano con lo que hay ese día, cómo se prepara, cantidad y precio para que nadie se lleve un disgusto y tenga muchas alegrías.

Lo que está claro es que no es para tomar una cañita y marchar, una vez dentro habrá que pedir, por ejemplo sus piparras (Navarra), Atún Plancha (Almadraba) o su solomillo tártaro (La Finca) que rematas con tus propias manitas y dejar para más adelante sus mollejas o navajas. Sus camareros son más que agradables y si te sientas al fondo puedes disfrutar de cómo van preparando las diferentes comandas.

En un barrio que presume de ser de toda la vida hay novedades que merecen la pena: Sala de Despiece es el bar donde irán los hijos de los que van al Fide o los que como nosotros, tenemos la suerte de movernos entre ambos mundos. Bienvenidos al barrio.

La Manduca de Azagra: la huerta navarra de Chamberí

16 Jul

me importa este pimiento«Tenemos las primeras pochas de la temporada, las han traído hoy mismo». Esta sencilla frase resume a la perfección la filosofía de La Manduca de Azagra (Sagasta 14, Madriz), un restaurante navarro donde mandan las estaciones sobre el producto y no al revés. Si llegas una semana antes tendrás las últimas alcachofas del año, días después serán los espárragos los que manden, así da gusto comer verduras.

Al entrar el diseño del espacio manda y puedes pensar que el trato va a ser serio pero frío, olvídate porque aquí la sonrisa la cultivan todo el año. Un servicio profesional pero cercano y unos dueños que después de las (estupendas) recomendaciones y tomarte nota empiezas a confundir con alguien de tu familia (¿no era la primera vez que veníamos?).

Llegan los platos con raciones más que generosas: la ensaladilla que hace la suegra que si pudieses la abrazarías, unos impresionantes e imprescindibles pimientos cristal, las benditas pochas que te reconcilian con los platos de cuchara para años, una ventresca de bonito estupenda y unas torrijas que hacen que esa semana sea santa.

Con la imprescindible sobremesa llegamos a la conclusión de que habrá que volver con el cambio de estación para disfrutar de lo que toque: echaremos de menos las pochas pero seguro que las alcachofas nos ayudarán a olvidarlas, aunque sea un poquitín.

Y pensar que de pequeño odiaba la verdura.

¿Con quién ir? amantes de lo verde o para darse un homenaje de esos buenos ¿por cuánto? de 50 a 60 euros con raciones de verdad.

Pan de lujo: dámelo y dime listo

8 May

patetesPan: blanco, de leña, de queso, de aceite, de tomate, de cebolla, de hogaza, brioche, de centeno, con aceitunas…

De lujo: la decoración, la iluminación, los patos gigantes, los tomates semisecos (impresionantes), la terrina de foie sobre sobaos pasiegos (en serio, no me he vuelto loco, desde esa noche imprescindibles), el revuelto de carabineros (sabroso), la tarta de queso y jengibre (ricaaaaaaa), las raciones generosas para compartir con los que tengas la fortuna de disfrutar la mesa, el servicio agradable, el ambiente, su precio más que razonable.

Pan de lujo (Jorge Juan 20, Madriz) se acaba de convertir, por derecho propio, en uno de esos sitios que hay que repetir para seguir descubriendo todo lo que ofrece su carta y confirmar que esta antigua fábrica de pan es un lujo al alcance. Así da gusto enfilar la primavera.

¿Con quién ir? con tu pareja, con amigos, de noche ¿por cuánto? de 35 a 45 euros sobre todo si eres de los que piensan que compartir es vivir (y probar)

Mür Café: sorprénde(te)

30 Abr

una café con vistasOs propongo un pequeño acertijo ahora que tenemos un hueco en esta vida loca: ¿Cuál crees que es el motivo por el que una vez que pasamos la tarde en el Mür Café (Plaza Cristino Martos, 2 , Madriz) decidimos volver pronto?

– Está en una de las zonas por descubrir que es Conde Duque.

– Su decoración invita a arreglar el mundo en voz baja.

– Sus miles de detalles en forma de revistas, jarras de agua, azucareros…

– La gente que allí trabaja es más que amable.

– Es una alternativa buena a los sitios saturados de amantes de mojitos a nueve euros.

– Su carta de tés que empieza y parece que no acaba.

– Hay dulce y salado.

– Admiten perretes buenos.

No os lancéis a contestar sin pensar la respuesta: mientras, si me disculpáis, voy a seguir con su impresionante tarta de zanahoria.

la impresionante tarta de zanahoria

A %d blogueros les gusta esto: