Tag Archives: La Gabinoteca

La Ancha: volver al inicio

26 Feb

la Ancha de Zorrilla

Ahora que todo parece ir demasiado rápido y sólo pensamos en el qué pasará mañana, pasado o el siguiente, es el momento de parar un segundo y descansar, recordar de dónde venimos para saber que vamos cumpliendo con lo que un día nos enseñaron, que no nos hemos fallado ni siquiera a nosotros mismos. Retomar, aunque sea por unas horas, ese tiempo donde todo era más fácil.

La Ancha (Zorrilla, 7 y Príncipe de Vergara, 204 / Madriz) es volver a ese sitio donde los manteles son blancos impolutos, el trato educado, los productos de mercado, las lentejas caseras, el tomate es tomate, los callos en cazuela de barro, la tortilla guisada con almejas recuerda que mojar el pan tiene que estar permitido (aunque sea sólo ese día) porque dejar esa salsa sería pecado, el mero empanado con pisto es como el de tu madre, el escalope de ternera sabe a domingo en familia y la sobremesa es sagrada cuando uno está tratando de arreglar el mundo.

Ir a la Ancha es eso, una pausa en un mundo de prisas, el sabor de siempre para descansar de todo lo que nos queda por probar, es una comida en familia, una celebración de amigos que llevan mucho compartido. Es recordar que recordar, nunca ha sido tan importante.

Anuncios

La Gabinoteca: comer, vivir, divertirse, disfrutar, ir, repetir…

29 Ene

ya lo dicen: comer y vivirComer: gorgonzola con pan de especias.

Vivir: queso fuerte que acompaña a un pan dulce, destapar el tarro.

Comer: dim sum de arroz a la cubana.

Vivir: cuando el viernes volvías del cole y tenías arroz con tomate y huevo frito (poco hecho en mi caso) y lo revolvías todo. Un mordisco a la nostalgia.

Comer: El potito de huevo, patata y trufa.

Vivir: ese ¡pop! de algo envasado al vacío, el aroma de la trufa, la primera cucharada en la que no mezclas, la segunda en la que sí, la cara de disfrutar mucho.

Comer: ravioli meloso con foie a la plancha.

Vivir: un sabor potente y rico que se deshace al tocarlo.

Comer: papada ibérica y humo.

Vivir: una caja de latón que recuerda a la que usábamos para guardar nuestros secretos, que esconde humo y una carne deliciosa.

Comer: hamburguesa de tartar de carne roja con pan de queso.

Vivir: una increíble vuelta a un concepto que parecía agotado y que aquí está más que bueno.

Comer: Nino Redruello al frente de la cocina.

Vivir: un apasionado de lo que hace, que te transmite el orgullo de pertenecer a una (gran) familia del mundo de la hostelería con La Ancha y Las Tortillas de Gabino a sus espaldas (junto a los suyos), que le gusta sorprender y divertir al que viene y que en algún lugar de su cabeza esconde su siguiente proyecto al que dará vida y en el que dará de comer sorprendiendo.

Comer: en La Gabinoteca (Fernández de la Hoz 53, Madriz).

Vivir: una experiencia divertida y diferente, a precios más que buenos, donde cada plato tiene su gracia desde el nombre a cómo te lo comes, la carta de vinos es un juego, un sitio en el que se toman muy en serio eso de divertirse, vivir y comer.

Las Tortillas de Gabino: acertar

9 Oct

Toca organizar una cena y te toca a ti. Sabes que la gente con la que vas a ir, además de amigos, tienen hociquito fino y gustos dispares.

Te apetece un sitio en el que sentirse cómodo desde el momento en el que entras, que te traten bien, con una carta variada, con cosas para compartir para probar un poquito más. Sabes que a tu chica le encanta el foie y recuerdas sus impresionantes bombones. Está el amante del rissotto que le puedes dejar ojiplático con su potente fisotto. ¿Y tu amiga que dice que en Madriz los tomates no saben a nada? el kumato con su aceitito de oliva le dejará por un rato sin argumentos.

Después llegará el momento de elegir entre sus increíbles tortillas donde uno que tú te sabes tirará a la de pulpo a la gallega, el arriesgado querrá compartir la de callos, la clásica optará por la velazqueña y todos llorarán con la trufada.

Ahora queda el remate ¿carne o pescado? ¿delicias de merluza o carrillera? ¿chipirones o presa? el entrecot igual lo piden fijo. Después los postres llegarán y el flan de queso brie caerá o tal vez la torrija. Tampoco se te olvida que habrá que elegir un buen vino y no habrá ningún problema porque te acuerdas de su carta y sabes que hay uno perfecto para ese día.

Y esperarás que en un momento cualquiera, Santi o Nino se pasen por la mesa y compartan con todos su pasión por la comida que les viene de familia, describiendo como hacen el carpaccio de gambas o explicando con ojos de niño, su pasión por ir a buscar setas. Entonces no te cabrá la menor duda, hay que reservar en las Tortillas de Gabino. Acierto fijo.

¿Con quién ir? con quién le apetezca pasar una estupenda velada ¿por cuánto? de 25 a 40 euros, aunque siempre te puede apetecer tomar una copa de sobremesa y sumarla a la cuenta.

Tengo que dar las gracias a La Ancha de Príncipe de Vergara y a mi amigo David Rojo, ambos me recomendaron hace tiempo las Tortillas de Gabino y a su vez allí – y de nuevo David también- me hablaron muy bien de un sitio que estaba a punto de abrir, la Gabinoteca. Y allí me han dado permiso para usar las fotos que acompañan este post, así que, gracias a todos (por cierto, todos estos restaurantes están relacionados por si quedaba alguna duda, una gran familia dedicada al noble oficio de dar de comer rico).

A %d blogueros les gusta esto: