Fismuler: un nuevo significado para el término comer bien

1 Jul

fismuler

fismuler

  1. Del verbo fismulear.
  2. Nuevo giro gastronómico de Nino Redruello y Patxi Zumárraga.
  3. El primo extranjero de esa gran familia formada por La Ancha, Las Tortillas de Gabino y La Gabinoteca.
  4. Calle Sagasta, 29 (Madriz).
  5. Local que únicamente por su espacio y diseño hay que conocer.
  6. Platos que huyen de los fritos para centrarse en el sabor y el producto donde la guarnición siempre es verde.
  7. Carta cambiante y sorprendente.
  8. Carta de vinos que rompe con lo habitual.
  9. Restaurante con platos como la crema fría de tomate que es una bendición con este tiempo, el steak tartar es sencillo, sabroso y picante, las mollejas de ternera glaseada que destierra para siempre la mala fama de la casquería para los no iniciados, sardinas en ensalada ricas, lubina confitada para perder el sentido y un cabecero de ibérico con albaricoques como platazo estrella.
  10. Comer una versión de la tortilla que le hacía su abuela al cocinero.
  11. Conseguir que personas que nunca piden postre acaben tomando tres en forma de torrija jugosa, imprescindible tarta de queso para rematar con unas sorprendente y deliciosas fresitas del bosque con crema y chantilly.
  12. Allí donde el servicio de la mesa es excepcional.
  13. Los que huyen del “borreguismo”.
  14. Nueva forma de “cenar con música y velas”.
  15. Sitio al que ir y volver.
  16. Comer bien. Muy bien.

 

 

Anuncios

Me equivoqué.

24 Jun

brindo

“Nick, la vida es un camino lleno de espinas, y al que le toca la china, pues ya se sabe, a jorobarse, sanseacabó y a otra cosa mariposa”

Café Olé (Top Secret)

Sigue leyendo

Kitchen 154: zampar, tapear, beber y bailar*

17 Jun

Kitchen154Sus Korean BBQ ribs. Recuerdo perfectamente la primera vez que las probé, ese sabor, la impresionante salsa, su textura, todo ello en un ambiente de cocina callejera, una especie de StreetXO a pie de calle, con cocineros gamberros, musicón de los 80 instalado, en el Mercado de Vallehermoso. Acababa de descubrir Kitchen 154.

Sigue leyendo

Este es otro post más sobre niños

10 Jun

IMG_2264

Cierto, no hay día sin post sobre tener niños y sus consecuencias: los que ensalzan el valor de la maternidad, los de mujeres que ni de coña serán madres, los que te enumeran las razones para dar el pecho hasta los cinco años y los que defienden los bocatas de jamón a partir de los 4 meses, los lacrimógenos en forma de carta a quién ha venido o vendrá y los que se ríen de esto mismo, los que ponen la paternidad como la experiencia de su vida y lo que le dan su justa importancia…

Lo primero, mis disculpas por caer en lo mismo, pero es que lo tenía dentro y tenía que sacarlo

Durante estos meses de páginas en blanco fui anotando de forma totalmente anárquica mis primeras experiencias en esto de ser padre con la esperanza de que algún día escribiría sobre ellas. A pesar del tiempo, no he sido capaz de darles estructura como texto y he optado por hacer una lista, que siempre es más fácil de llevar y seguro que pasa mejor con estos calores.

  • “Cuando seas padre comerás huevos” decían, y se quedaban cortos. Hay días que por no hacerle un feo a mi hijo acabo comiendo las patatas rechupeteadas que me ofrece o el currusco de pan mordido que me mete en la boca a traición. Eso si, cuando en su plato hay cosas que me apetecen y el hambre empieza a llamar a mi puerta, agradezco horrores que me ofrezca media croqueta para apaciguar mis ansias.
  • Mis camisetas no han vuelto a ser las mismas, ahora en vez de cuello cerrado luzco escote cortesía de la curiosidad de mi hijo por ver de donde salen esos pelillos que asoman por el cuello…
  • … los mismos pelillos que se encarga de arrancar cuando el cuello de camiseta deformado se lo permite.
  • A la hora de hablar, los Minions a su lado son los reyes de la dicción: palabras ininteligibles que tratamos de adivinar a veces sin mucho éxito y que provocan el enfado del pequeño que te mira con cara de “¿en serio que no sabes lo que te estoy diciendo? si está clarísimo”.
  • Un cuerpo tan pequeño es capaz de coger un resfriado y una vez superado, transmitir esos mismos virus mutados y acabar conmigo y su madre durante días. Es parecido a lo que sucede cuando empieza a comer sólido y lo expulsa ¿qué sucede ahí dentro hijo?
  • La sílaba MA es fundamental: repetida dos veces sirve para llamar a mi mujer, repetida dos veces mirándome a mi sirve para despistar, dicha de forma independiente muchas veces es una re-petición de que vuelvas  a hacer eso que le ha hecho tanta gracia un número de veces que es lo mas cercano al infinito que he podido estar.
  • Hay momentos en los que llamaría al padre Karras porque la dulce criatura parece poseído por un ser del inframundo: gritos, pataleos, lloros… Eso sí, una vez pasada la crisis, borrón y cuenta nueva, aquí no ha pasado nada y punto. Y le miras con cara de asombro ¿dónde se ha metido ese ser demoniaco de hace dos minutos?
  • La sonrisa de un bebé es lo más bonito del mundo, imagina por un momento que además es el tuyo.

Para cerrar y que sirva de conclusión, si alguien me plantease ¿darías la vida por él? mi respuesta sería tan sencilla como quitar los signos de interrogación de esta pregunta.

Volver, volver, volver

3 Jun

“Nos dejamos hace tiempo pero me llegó el momento de perder. Tú tenías mucha razón, le hago caso al corazón y me muero por volver.”

Vicente Fernández

Han pasado meses desde aquel último post y no sé si esperabas volver a saber de mi pero aquí estoy. Escribir estas líneas me está costando horrores y eso que llevaba días dando vueltas a lo que quería contar, me temo que meses de abandono no se pueden solucionar en una mañana, así que tendré que ir poquito a poco para no provocarme una lesión o tu odio eterno por hacerte perder el tiempo esta estupenda mañana soleada de junio en Madriz. Sigue leyendo

Sacha es Sacha

3 Dic

IMG_1499

¿Obvio? no tanto.

Sacha

El restaurante. Local de la vieja escuela con 16 mesas y lleno hasta la bandera. Servicio amable y atento. Recomendado por los mejores cocineros de esta bendita ciudad y gente de buen comer. Para empezar unas ostras escabechadas que saben a gloria cuya receta se remonta a siglos, unos berberechos ricos que han vivido estupendamente en aguas gallegas junto a sus primas las almejas que también son de nota alta. Seguimos con unas “cocochas a la importancia” que se comen con la manos y no se olvidan jamás, un jurel que de elegante parece una merluza de pincho pero con menos aires. Seguimos con unos níscalos con patatas y salsa de mantequilla que me hacen reconciliarme con la seta que menos me gusta y enfilamos la recta final con redoble de tambores: “tortilla vaga” de boletus y papada ibérica que reconforta el espíritu y alma, steak tartar que nada tiene que ver con ninguno de los probados anteriormente y que es un delito y la traca final, en forma de tuétano acompañado de solomillo (y no, no es una errata) que es untuoso, sabroso, delicioso y que para nuestra tristeza se acaba muy pronto. Para rebajar, una tarta que bautizan como dispersa y que es el contrapunto perfecto a tanta cosa rica, con lascas de queso y un sabor que te reconcilia con la humanidad.

Sacha

El cocinero. Brutal, extremo y sincero, su patria es Euskádiz. Hace que una magnífica cena se convierta en algo irrepetible con su sola presencia, su amor hacia el producto, hacia la cocina, hacia los chascarrillos gruesos, hacia el trato con el comensal al que convierte en complice de todo lo que sucede. Acaba sentado en nuestra mesa, su presencia impone y cruzas los dedos para que aguante un poco más contando recetas, compartiendo opiniones, siendo honesto y radical con su punto de vista sobre el mundo de la gastronomía, porque como dice él “comer en mi restaurante no es solo comer”. Y desde aquella increíble cena, no puedo más que darle la razón. Y las gracias.

Una historia de amor que no gustará a nadie

11 Ago

thumb_IMG_1008_1024Todo empezó hace meses, un “te amo” en forma de pintada en la pared en el supuesto portal de la casa de ella. No era especialmente bonita pero el mensaje era directo, una declaración de amor que afeaba la pared pero que seguro que alegraba a la persona a la que iba dirigido. Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: