Kitchen 154: zampar, tapear, beber y bailar*

17 Jun

Kitchen154Sus Korean BBQ ribs. Recuerdo perfectamente la primera vez que las probé, ese sabor, la impresionante salsa, su textura, todo ello en un ambiente de cocina callejera, una especie de StreetXO a pie de calle, con cocineros gamberros, musicón de los 80 instalado, en el Mercado de Vallehermoso. Acababa de descubrir Kitchen 154.

Un domingo de hace un par de meses, un whatsup de una amiga** a la que hace tiempo no veía nos proponía tomar el aperitivo en el mercado al que durante años mi abuelo y luego mi madre habían hecho la compra, un lugar al que había dejado de ir porque daba la sensación de que iba a acabar cerrando más pronto que tarde, un clásico de esta ciudad que a veces olvida que su magia sigue siendo mezclar lo nuevo con lo de siempre.

Alejado de la pulcritud y frialdad de los nuevos mercados rehabilitados de Madriz que tan perfectos y bonitos están pero que tan frío me dejan, está el de Vallehermoso, donde ahora comparten espacio los puestos de toda la vida con los “nuevos espacios gastronómicos” (palabro horrososo) o sitios para comer rico de diferente índole. Seguramente acabaremos probando todos, pero hoy toca centrarse en este.

Desde que encontramos hueco en su concurrida barra, estaba claro que esto iba a ser diferente y plato tras plato así lo fue de demostrando. Cocina a baja temperatura y picante como combinación perfecta.

Empezamos por las ya nombradas costillas, seguimos con los deliciosos dumplings de butifarra y ternera, el intenso curry thai de gambones, mención especial para su curry vindaloo de carrilleras de cerdo con su punto picante bueno que nos sacó al menos un par de lágrimas (motivadas por su sabor o por su picor o la mezcla de ambos), sus tacos de cochinita pibil o sus alitas de pollo con salsa de chile dulce que hoy me resultan imprescindibles. Y como nos quedaba un poco de hambre, repetimos las Korean ribs ¿acaso lo dudabas?

Durante toda la comida, el buen rollo que transmite la gente que allí trabaja, hizo que cada palto supiese mejor, la música fuese más chula, la cerveza estuviese más fría, la compañía siguiese siendo estupenda y el domingo resultase perfecto.

¿Con quién ir? con amigos buenos que les gusten los sabores potentes y comer de pie ¿por cuánto? entre 20 euros a 30 si te quieres volver loco.

* Eso dicen ellos y nosotros lo corroboramos

** Este post está dedicado a los descubridores de tan excelso y pintoresco lugar: Olivia, Alicia, Laura, Aaron y Ángel. Gracias. Gracias. Gracias.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: