Una historia de amor que no gustará a nadie

11 Ago

thumb_IMG_1008_1024Todo empezó hace meses, un “te amo” en forma de pintada en la pared en el supuesto portal de la casa de ella. No era especialmente bonita pero el mensaje era directo, una declaración de amor que afeaba la pared pero que seguro que alegraba a la persona a la que iba dirigido.thumb_IMG_1010_1024Y con una promesa que el tiempo demostró falsa.

thumb_IMG_1024_1024

Ella se llamaba Lourdes.

thumb_IMG_1025_1024

Él, Mateo.

La historia podría (y debería) haber quedado en eso, una demostración callejera de afecto que el tiempo o la eficacia municipal podría haber hecho desaparecer, pero no fue así.

thumb_IMG_1022_1024Con un spray de otro color, como queriendo demostrar un cambio radical en sus sentimientos, Mateo decidió que igual que había expresado su afecto, su odio también quería compartirlo y Lourdes pasó de ser envidiada por los vecinos a ser insultada por la persona que un día gasto sus ahorros y su tiempo en declararle su amor. Una pintada más clara apareció y otra más oscura sobre la primera, ambas feas, terribles y dolorosas.

thumb_IMG_1007_1024

Más adelante volvió el color morado, parecía que la historia continuaba pero no en la dirección que todos esperábamos.

thumb_IMG_1020_1024

thumb_IMG_1021_1024

El color rojo volvió y lo afeó todo de nuevo, y lo que ayer era promesa se volvió horrible contradicción, con gruesa ironía para la madre de ella.

thumb_IMG_1009_1024

Y las pintadas pararon. O eso parecía.

thumb_IMG_1004_1024 thumb_IMG_1003_1024 thumb_IMG_1005_1024 thumb_IMG_1006_1024 thumb_IMG_1001_1024 thumb_IMG_0999_1024 thumb_IMG_1002_1024Un sábado el barrio amaneció con su peor cara: amenazas, nuevos insultos, nuevos insultados y Lourdes que lo tendría que ver cada día al salir de casa.

thumb_IMG_1037_1024 thumb_IMG_1036_1024 thumb_IMG_1034_1024
thumb_IMG_1032_1024 thumb_IMG_1031_1024 thumb_IMG_1026_1024Y Mateo consiguió rebajar a nada “te quiero mucho”, intercalando mensajes opuestos en cada espacio que encontró que al final se resumían en una terrible ecuación.

thumb_IMG_1035_1024

Hay historias de amor que nunca deberían ser contadas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: