Aquellos* días de septiembre

1 Oct

nonos Viernes 12 a las 18.24, llegaste y aunque venías avisando desde hacía 9 meses, aún no éramos conscientes de lo que se nos avecinaba. Nos miraste sin vernos y te vimos para no olvidarte. Te dejaron en la habitación para que aprendiésemos a ser padres habiéndolo sido ya, dueños de un carnet que te dan sin haber practicado ni un solo minuto y que dura toda la vida. Así empezaron aquellos días que cambiaron nuestro mundo y dieron comienzo al tuyo.

Septiembre avanzó ignorándonos, con sus días y sus noches claramente diferenciados, y los tres, novatos cada uno en su papel, hacíamos lo que podíamos con el tiempo. Cambiamos tus horas de sueño por las nuestras de vigilia y a pesar del cansancio, la sonrisa destacaba sobre las ojeras. Dormir se convirtió en un valor escaso pero en alza, la horas se solapaban y éramos incapaces de diferenciar unas de otras.

Pañales que aprendimos a poner viendo los dibujos del paquete, eructos que celebramos como si se tratase de un gol de Turan, pijamas con mangas que nos parecían interminables, corchetes que no cuadraban, cuellos de bodies que pusieron a prueba nuestra visión espacial (¿esto entrará por ahí?), manoplas que se caían, cacas que no aparecían o que cuando hacían acto de presencia parecían que no se iban a ir, biberones de apoyo que aprendes a dar sobre la marcha y tu madre, con toda la paciencia y el cariño del mundo, dándote de comer con puntualidad británica.

Y luego estaban tus lloros, esos soponcios que te dan que te ponen rojo y nos hacen temer que puedas explotar en nuestras manos si sigues gritando así y que acaban siendo un master de “prueba error” alterando la diferentes variables ¿tendrá frío?, ¿calor?, ¿pis?, ¿caca?, ¿hambre?, ¿sueño?¿gases? y te ríes pensando en esas bombas en las que había que cortar el cable rojo o el azul.

Empieza octubre y aquí seguimos los tres haciéndonos a pocos con la situación, disfrutando de los pequeños momentazos que compartimos, incapaces de hacer una lista de lo que queremos para ti en el futuro, conscientes de que lo que hoy nos importa es tu presente, vivir cada momento de esta locura que empezó aquel maravilloso día de septiembre.

*inolvidables, caóticos, desconcertantes, maravillosos…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: