Un abertzale, una racista y la patada de Jong

23 May

Todo comenzó el 21 de mayo de 2014, un anuncio de Coca-Cola que solo había despertado risas de complicidad entre los seguidores del Atleti saltaba a los medios por otra causa: el actor que interpretaba al padre era abertzale y había apoyado públicamente a los presos de ETA en varias manifestaciones y una asociación de víctimas pedía la retirada del mismo. Desde ese momento se desencadenaron las declaraciones de un lado y del otro y el anuncio finalmente desapareció (realmente se había acabado el plan de medios del mismo y no se iba a volver a poner en la tele, pero eso importa menos). La agencia y la productora del mismo en una carta daban explicaciones y parecía que todo había quedado solucionado pero…

… para evitar que volviese a suceder algo parecido se aprobó una ley que obligaba a los agencias de casting a investigar los antecedentes ideológicos de cada uno de los actores que pudiesen formar parte de un reparto. Tras una exhaustiva investigación únicamente 63 actores fueron declarados “limpios” y las agencias tuvieron que ingeniárselas de mil maneras diferentes para rodar sus respectivos anuncios con tan poco intérprete disponible. Se convirtió en un juego entre los espectadores adivinar quién salía más veces al día.

Unos días antes, el 19 de mayo, mientras se disputaba el partido de segunda entre el Llagostera y el Racing de Santander de fútbol, una señora fue pillada por las cámaras mientras  imitaba a un mono para insultar a Koné, jugador marfileño. La red saltó contra ella, el Llagostera le prohibió la entrada y unos días después era despedida de su trabajo en el museo de Barça. Parecía que había sido suficiente pero…

… una semana antes de comenzar el Mundial de Brasil, la embajada holandesa, tras cuatro años de investigación, presentaba cargo contra miles de españoles que habían insultado a Jong el día de la final de Mundial de Suráfrica: sabían a ciencia cierta que en el minuto 28 del partido, al producirse la escalofriante entrada de su jugador a Xabi Alonso, miles de aficionados españoles habían insultado de manera agresiva y continuada al jugador y en su defecto, a los holandeses y Holanda. La causa fue sobreseida por falta de testigos fiables pero la federación española de fútbol tuvo que tomar cartas en el asunto. Desde ese día en los estadios de fútbol únicamente se podía cantar eso de “a la bin, a la ban, a la bin bon ban” y el resto de expresiones debían ser aprobadas previamente por un comité de sabios.

Meses más tarde, cuando parecía que la cosa se calmaba empezaron a ir a por los bloguers y a por los tuiteros. Se descubría que una bloguera famosa por  sus mensajes positivos y de buen rollo, llevaba varios días de mala leche por causas desconocidas pero aún así, la imagen que pretendía transmitir era de alegría: su página fue cerrada. Siguieron mirando en la red y fueron cayendo una tras otra.

Ahora dicen que van a por los blogs más pequeños y desde hace un rato largo, alguien golpea la puerta de mi casa y escucho insultos. Como siga así van a acabar tirando la pue

2 comentarios to “Un abertzale, una racista y la patada de Jong”

  1. Moi mayo 30, 2014 a 9:19 am #

    Por fin estoy en desacuerdo con un post del blog. El consumidor siempre es soberano para consumir, o no, un producto, más aún cuando el presidente de esa empresa responde con un punto de chulería a los que sienten, con razón o no, que se ofende a las víctimas del terrorismo. Estoy seguro de que Coca Cola no haría un anuncio con un fundamentalista islámico que defendiera a los que organizaron el 11-S.

    Otra cosa es el sutil paso de obligar por ley a las empresas ha hacer una u otra cosa. Eso no creo que lo pretenda nadie. Coca Cola es libre de hacer sus anuncios con quien quiera, y el consumidor es libre de pasarse a Pesci Cola. Allá cada uno.

    Por mi parte pienso hacer boicot, cada vez que tome una coca cola, pocas veces, la desnaturalizaré con whisky, que se fastidien!

    • pedrovillapalos mayo 30, 2014 a 9:28 am #

      Vamos punto por punto:
      – Me alegro que estés en desacuerdo con algún post.
      – El consumidor que haga lo que quiera, en ningún momento digo lo contrario.
      – El anuncio no “está hecho con un fundamentalista vasco”, es un actor que descubren por unas fotos que es abertzale, ideas que en ningún momento expone mientras trabaja y que por supuesto no tiene que ser investigadas por la productora que le contrata.
      – Marcos de Quinto que haga lo quiera, y si resulta chulesco en este caso lee lo que dice sobre los sindicatos y el ERE de su empresa (con razón o sin razón).
      – Yo sigo teniendo 4 litros de Coca-Cola en la nevera.
      En resumidas cuentas, este post habla de doble rasero que tenemos para depende según que cosas.

      Postdata: espero que el de la hamburguesa te guste… yo me tome con Coca-Cola Zero🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: